+52 01 (664) 682-8861

Una Tijuana que camine más y ruede menos

Nuestra ciudad crece y crece cada día en términos de población. No por nada cada vez es más común ver en construcción nuevos complejos habitaciones, aunque ese es tema para otra ocasión. Lo que inspira estas líneas es el hecho que Tijuana cada vez se asemeja más a San Diego y Los Ángeles, esto por el uso del automóvil.

Y es que de acuerdo al Reporte Nacional de Movilidad Urbana resulta la nuestra ser la ciudad con mayor tendencia a usar carro. Este dato resulta aun sin tener registro del uso de autos sin placas, de Estados Unidos o sobrepuestas, por lo que el problema es aún mayor. Si, lo menciono como un problema ya que la tendencia en el ramo de movilidad es generar ciudades que requieran lo menos posible el uso de autos para que el peatón sea el protagonista al pensar en movilidad. Esto no solo por el tráfico que se genera ya que en este caso una solución interesante podría ser tener freeways, como los del estado vecino, pero esto no solo estimularía el uso del automóvil sino que afectaría el desarrollo sustentable (específicamente por contaminación) y se desaprovecharían espacios por construir estas vialidades.

Este último motivo que menciono nos lleva a unas cuestiones muy interesantes a miras del futuro. Abordemos esto desde la Ciudad de México, ya que esta resulta es un gran ejemplo de como a través de ciudadanía organizada se pueden generar proyectos alternos respecto a las actuales vialidades de la capital. Como lo ha hecho la iniciativa Camina (www.camina.mx) que ha presentado el “Camina kit” que ha manera de manual presentan opciones para, desde con cubetas, hacer más amigables al peatón las actuales vialidades. O el proyecto “Menos cajones, más ciudad” que busca disminuir la cantidad de espacios para autos en las desarrollos de la ciudad como medida para inhibir el uso del automóvil e incluso para tener más espacios para otros usos ya que argumentan que hay edificaciones que tienen más espacio de estacionamiento que espacio para el fin principal.

La próxima vez que visites un centro comercial o simplemente en donde vives observa las áreas destinadas para estacionamientos y pregúntate lo que podría haber en esos espacios de no ser tan necesario el uso de automóviles. Sin duda el resultado seria espacios más útiles, patios más amplios, áreas verdes, centros comerciales más compactos y un etcétera tan grande como la imaginación permita.

Ahora, sin carros o con ellos la necesidad de movernos de un punto a otro existe. Por lo tanto una ciudad moderna debe significar tener vías públicas en buen estado para transportarse a distancias cortas y para aquellas que representen mayor número de kilómetros se debe hacer atractivo el transporte público sobre todo en términos de calidad. Y más una ciudad como Tijuana donde el transporte público parece diseñado siglos atrás. Por cierto, las ciclo vías fue un buen intento aunque primero se debió (o se debe, que no es tarde) llevar a cabo programas que motiven a la población a utilizar la bicicleta como medio de transporte.

Una ciudad del futuro deberá ser lo menos dependiente posible de recursos no renovables como la gasolina, debe ser compacta para facilitar la movilidad y debe ser eficiente en el uso de espacios a miras de una población creciente.


 

 

 

13235431_1214660531878080_42232859678752389_o

Gerardo Salas

/Revolucionando

Artículos

Contacto:

ge_salo@hotmail.com

Twitter: @gsalas_
http://www.facebook.com/GerardoSalasL

Etiquetas:

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para dejar un comentario.