+52 01 (664) 682-8861

Un nuevo destino para despejarse: Hacienda San Antonio

En una bella hacienda, construida en 1890 por Don Arnoldo Vogel, un inmigrante alemán, se encuentra la primavera perene: temperatura fresca, jardines exuberantes, paisajes pintados de verde y cielos despejados; características que sólo la generosidad de las tierras mexicanas puede ofrecer.

La Hacienda San Antonio, ubicada en Colima, se levanta a los pies del Volcán de Fuego, cuya presencia monumental es un regalo para la vista, ya que puede apreciarse desde muchos ángulos –no por menos es considerado uno de los volcanes más bellos del mundo–. La vegetación que rodea el lugar tranquiliza y crea el ambiente idóneo para disfrutar de la vida en calma, alejados de las preocupaciones cotidianas.

R9-ok

El interior de la hacienda posee el equilibrio perfecto: un esplendor afable que abraza a los huéspedes para que se sientan como en casa, pero con las atenciones propias del más alto lujo.

Las suites tienen una personalidad única: colores intensos, vigas de madera, tejidos preciosos, destacados por medio de las más finas artesanías mexicanas que visten a las habitaciones. Por las noches, permítase vivir la experiencia de tener dulces sueños al ritmo de los leños de la chimenea.

S3-ok

El ambiente que genera cada espacio está pensado para lograr su descanso y regocijo; por ejemplo, el Yellow Bar, que hace honor a su nombre a través de su diseño, es ideal para pasar una tarde agradable, mientras se bebe un delicioso coctel y se contempla la belleza del jardín.

Para los amantes de la lectura, los cómodos sillones de la biblioteca, así como la luz natural que entra por sus ventanales, crean un refugio para disfrutar de las historias que encierran los libros.

T4-ok

El Club Room, con sus imponentes columnas de piedra volcánica, es el corazón de la hacienda, en el que se pueden llevar a cabo reuniones o tener una cena a la luz de las velas.

En Hacienda San Antonio el ritmo de vida es más amable. Cada detalle está pensado y realizado con calidez; es por eso que la mayor parte de alimentos que ofrece el restaurante provienen de la hacienda: quesos, frutas y vegetales orgánicos, producidos con la paciencia y pericia de antaño. Sobre los fuegos de la cocina se elaboran platillos tradicionales mexicanos que mezclan tendencias internacionales.

S8-ok

El café que beberá en la hacienda es un agasajo para el paladar. Recién tostado, a temperatura perfecta, humeante y perfumado, recuerda que los más grandes manjares se encuentran en lo simple.

Vivir San Antonio

Si busca relajarse profundamente le recomiendo tomar un baño en el agua transparente y cálida de la alberca, darse un masaje mientras observa las montañas o visitar la fábrica de quesos para conocer el proceso artesanal que llevan estas delicias cremosas.

R1-ok

También puede adentrarse en un libro al pie de la chimenea o dar un paseo en los pueblos coloniales cercanos a la hacienda: Cómala, con sus fachadas blancas, y Suchitan, con sus historias mágicas, son un sueño.

Para ánimos más temerarios le propongo hacer una excursión al volcán, dar un recorrido en bicicleta por la montaña o practicar senderismo. Otra opción es divertirse en un encuentro de tenis en la cancha iluminada o convivir con los hermosos caballos de la hacienda.

R7-ok

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para dejar un comentario.