+52 01 (664) 682-8861

Un misterio rodea a la momia del Pico de Orizaba. Podría ser un alpinista perdido en 1958. Parece que es una broma. 

Tratando de obtener mayor información y autentificar el hallazgo de la momia enterrada en el hielo, que bien podría ser el de un alpinista desaparecido, nos encontramos con varias lagunas en la información, emitida a partir del lunes y martes pasados por una expedición de alpinistas que subieron al Volcán Pico de Orizaba el fin de semana pasado. 

Un misterio rodea a la supuesta momia encontrada en el Pico de Orizaba, cuya fotografía dio la vuelta a México e incluso despertó el reclamo de familiares que creen se trata de un poblano perdido en el volcán hace más de 50 años. 

La gráfica originalmente se atribuye a un alpinista del DF de nombre Miguel Peña Godoy, quien ascendió al glaciar este fin de semana junto con otros cuatro amigos. Sin embargo, una revisión a sus perfiles de Facebook de todos ellos revela que ninguno posteó alguna otra fotografía de la momia, ni tampoco hacen mención entre ellos al hallazgo sorprendente, pese a que postearon numerosas gráficas del ascenso. (Lo cual genera sospecha). 

De hecho, Miguel Peña Godoy borró la fotografía original de su perfil, (que motivosntuvompara borrarla)’la fotografía posteriormente habría sido retomada por grupos de alpinismo en dicha red social y después enviada a las redacciones de medios locales y regionales como e-consulta. Incluso, el presidente del club de alpinismo Hilario Aguilar Aguilar dio por verídico el descubrimiento y anunció que a partir de hoy arrancarían expediciones para rescatar el cuerpo momificado tras dar aviso al Ministerio Público de la región. 

El alpinista Miguel Peña Godoy ascendió el Pico de Orizaba acompañado de Israel Ángel Mijangos QuilesRubén WongAlberto Rangel y otra persona. De acuerdo con Mijango Quiles, quien posteó numerosas fotos en su perfil de Facebook e Instagram, ascendieron a 5 mil 200 metros pero no pudieron llegar a la cima, se quedaron a 410 metros. La aventura, que arrancó en la madrugada del 1 de marzo, culminó alrededor de las 18 horas del mismo día. 

Ninguno de los cuatro alpinistas involucrados subieron la fotografía de la supuesta momia, ni hacen referencia al hallazgo, pese a que entre ellos mismos comentaron sus fotos, videos y dieron like. Incluso, no se ha revelado una fotografía con un ángulo diferente a la ya muy difundida por medios nacionales e internacionales.  

Tras la publicación en medios de todo el país de la supuesta momia, tampoco han comentado algo al respecto, pese a que el club Alpinismo México les hizo referencia directa.  

El diario CAMBIO buscó contactarlos sin que hasta el momento hayan respondido para narrar su peripecia o proporcionar la fotografía original, lo que genera la sospecha de que se trata de una broma o trucaje. Y que al parecer no midieron las consecuencias de su acción. 

Los clubes de alpinistas en la zona reaccionaron ante el hallazgo y buscan recuperar el cuerpo en coordinación con el grupo de alta montaña de la Cruz Roja, toda vez que el Ministerio Público solicitó que se procediera al rescate del cadáver. El asunto es que Miguel Peña Godoy, quien fue el encargado de postear la fotografía este martes, no ha emitido comentario alguno después de que se popularizó el misterio.  

Familiares reclaman a la momia, dicen que murió en 1958. 

Reyna Espinoza Camargo escuchó en la radio la noticia de la momia del Citlaltepec —Pico de Orizaba—, por lo que de inmediato recordó que su hermano Juan Espinoza Camargo escaló en 1958 ese volcán, pero un deslave lo sepultó junto con Enrique García, quien era conocido en el gremio como “El Calavera”. Por lo que las autoridades los dieron por muertos.  

En entrevista para diario CAMBIO, Reyna Camargo cuenta que Juan era el cuarto de 12 hermanos, de los cuales aún viven siete, y que desde los 15 años mostró interés por el alpinismo y un año después consiguió su “trilogía” al escalar tres montañas con éxito.  

El miembro de menor edad en la legión Alpina de Puebla, Juan, subió con el grupo al Citlaltepec hace 57 años, pero una avalancha provocó que dos de los integrantes quedaran bajo la nieve. Sin embargo, por estar a una altura de más de 5 mil metros sobre el nivel del mar, fue imposible buscar a plenitud los cuerpos, por lo que los alpinistas argumentaron que en un deshielo de 40 años quizá podrían recuperar los cadáveres.  

Aunque Moisés, el mayor de sus hermanos, y Julián, su padre, lo buscaron por varios años, en 1970 dejaron de hacerlo cuando la resignación llegó a la familia. Por lo que los hermanos que continúan con vida han mostrado entusiasmo con la oportunidad de que el cuerpo sea el de su hermano y puedan darle sepultura.  

Este día realizarán el descenso del cuerpo 

El grupo de alta montaña de la Cruz Roja, encabezado por Hilario Aguilar Aguilar, tiene previsto subir a las 7 de la mañana de este jueves al Citlaltepec por el lado de Tlachichuca, donde el ascenso representa un reto apto sólo para alpinistas expertos. 

Debido a que no se tienen reportes sobre desapariciones en años recientes, el Ministerio Público efectuará las pruebas para saber la edad del cadáver y su identidad. Datos que serán revelados cuando el cuerpo deje su helada estancia a 5 mil 330 metros sobre el nivel del mar. 

Diario Cambio. 

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para dejar un comentario.