+52 01 (664) 682-8861

Populismo, versión de Obama y Peña Por: Manuel Chavarín

#Asesoría / La diferencia entre “populista” y “populist” puede crear confusiones semánticas interesantes

EN UN VIAJE reciente de Peña Nieto a Canadá surgió un polémico viral en el que se presentaba a Obama “corrigiendo”a nuestro presidente. En dicho video, EPN criticaba a los “populistas” diciendo que no le hacen bien a ningún gobierno, mientras el presidente Obama se declara él mismo como populista.

No soy defensor de EPN, confieso que no voté por él. Me parece que la corrupción de su familia y de su equipo cercano de colaboradores ha sido escandalosa. A pesar de lo anterior, considero que en ese video hubo una manipulación malintencionada de la informa-

ción. Hace unos días me tomé el tiempo para revisar el video y descubrí cosas interesantes.

Obama y Peña Nieto hablaban de Trump

Revisando la conferencia de prensa completa, se puede observar que ambos presidentes estaban contestando a una misma pregunta: ¿Qué opina de la postura de Donald Trump sobre la relación México-Estados Unidos?. En el citado video se omite este dato, como también se omite el hecho de que en su respuesta el presidente Obama dijo “Estoy de acuerdo con Enrique”.

En su respuesta, Peña compara a Trump con Hitler y con Mussolini diciendo que dichos personajes fueron populistas. Tenía razón. En español, “populismo” significa, según el diccionario de Real Academia de la Lengua Española “Tendencia política que pretende atraerse a las clases populares” y el mismo diccionario aclara que su uso en español es despectivo.

Populismo no es lo mismo que “Populism”

Según el diccionario en inglés vocabulary.com, “populism” significa “La doctrina política que apoya los derechos y el poder de las clases populares en su lucha contra los privilegiados”. En inglés, cuando a alguien le dicen que es populista prácticamente lo están elogiando, en

español no. Por eso es que el presidente Obama se autonombró “populista”.

El deseo de que a Peña le vaya mal

Cuando digo que en ese video presenciamos un error de todos los mexicanos, lo hago porque a pesar de que no estoy de acuerdo con la forma de gobernar de Peña Nieto, no comparto varios de los supuestos en que se basan sus detractores.

Supuesto 1: Es bueno burlarse de Peña Nieto

Nos guste o no, nuestro presidente es Enrique Peña Nieto. No sirve de nada burlarse de él, no es bueno que le vaya mal, no es bueno

que creamos que es tonto o que es incompetente. En todo caso, una posición más constructiva sería manifestarse de una forma organizada y comprometida para que dé mejores resultados, para que tenga un gobierno más transparente o para que regrese lo que ha robado, pero burlarse de él solo nos hace perder el tiempo y la dignidad porque en términos prácticos si le va mal a él, nos va peor a todos.

Supuesto 2: El presidente es el culpable de todo

Muchas personas que promueven la denostación de los políticos lo hacen como un acto de deslinde de responsabilidades. Es cómodo, si los políticos corruptos son lo malos de la película, acabemos con ellos y nuestra historia tendrá un final feliz. Nosotros los buenos y ellos los malos.

Desafortunadamente en esa película también salimos nosotros, y es triste ver que el papel que jugamos es el del niño cobarde que injuria a la autoridad desde la protección del anonimato. Si de verdad queremos cambiar las cosas, debemos ir a votar, exigir resultados y manifestar de forma organizada nuestra inconformidad. Los políticos no son los responsables de todo lo malo, también somos nosotros. Nuestra apatía, nuestra falta de compromiso y nuestra ignorancia es el ambiente idóneo para que surja la corrupción que tanto molesta.

Comentarios a: manuel@chavarinvelazco.com

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para dejar un comentario.