+52 01 (664) 682-8861

Podrá subsidiar Gran Bretaña planta nuclear: UE

El organismo regulador de la Unión Europea aceptó el miércoles la solicitud británica de subsidiar fuertemente una nueva planta de energía nuclear que costará nada menos 24.500 millones de libras (39.000 millones de dólares).

 

Superando la oposición de activistas ambientales y economistas que cuestionan el costo del proyecto, la comisión consideró que los subsidios para la construcción y operación de la planta de Hinkley Point no afectan la competencia justa.

 

Gran Bretaña garantizará todos los préstamos para la construcción del proyecto, que otorga a los operadores de la planta un precio fijo para la electricidad —por encima del promedio del mercado— durante 35 años para asegurar que sus inversiones quedarán cubiertas.

 

Para ganar aprobación de la UE, Gran Bretaña accedió a modificar algunos términos, incluso elevar el precio de las garantías de préstamos, que ahorrarían a los contribuyentes 1.000 millones de libras, dijo la comisión europea de competencia.

 

El proyecto será llevado a cabo por EDF de Francia y un grupo de inversionistas chinos que calculan el costo de la construcción en 16.000 millones de libras. Sin embargo, la comisión de la UE dijo que costará 24.500 millones de libras además de otros 10.000 millones para costos operativos como manejo de los desechos.

 

Cuando se le preguntó sobre la diferencia de precios, el comisionado de competencia de la UE, Joaquín Almunia, dijo a la prensa que su servicio ha manejado esas cifras en diálogos con las autoridades británicas durante un año y que no tenía explicación por las cifras menores.

 

Las pocas plantas de energía nuclear construidas en Occidente en las últimas décadas se han visto plagadas por significativos aumentos en los costos. Los analistas dicen que construir más plantas nucleares no es económicamente posible sin subsidios estatales.

 

La decisión de la UE resulta controversial en momentos en que el bloque de 28 naciones busca cambiar su suministro de electricidad a fuentes renovables como la energía eólica y solar.

 

Pero asegurarse la aprobación de dos reactores en Hinkley Point era prioridad para el gobierno británico, que procura modernizar la producción de energía a medida que algunas plantas más antiguas están por cerrar en los próximos años.

 

El secretario del tesoro George Osborne elogió la decisión de la UE calificándola de «noticia excelente». Pero los grupos ambientalistas pusieron el grito en el cielo.

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para dejar un comentario.