+52 01 (664) 682-8861

Los motores de la economía mexicana

En esta ocasión vamos a analizar los motores de la economía mexicana en el contexto del COVID. Por ello, primero haremos un ligero recuento de los daños.

A nivel nacional, el PIB disminuyó -8.5%, donde las actividades primarias crecieron en 2%, las secundarias cayeron -10.2%, y las terciarias -7.9%. De acuerdo a la información del INEGI, la Población Ocupada disminuyó -2.4 millones y la Económicamente Activa -1.7 millones; se perdieron 647,710 empleos y 1,379 patrones formales (datos del IMSS); la Inversión Extranjera Directa (IED) cayó -11.7%, y la inversión total como porcentaje del PIB sólo llegó al 18.6%, donde la inversión pública fue de 2.7%, la deuda pública creció en 52.4% como porcentaje del PIB; un total de 1.7 millones de mexicanos retiraron sus ahorros de afores (CONSAR), y la población con pobreza por ingresos llegó a 70.9 millones de mexicanos, pasando del 48.8% en 2018 a 56.7% en 2020 (CONEVAL).

En Tijuana, todos los sectores económicos sufrieron el im-pacto. Los cruces fronterizos disminuyeron -36% (CBP), el pasaje aéreo -29% (GAP), el pasaje terrestre -45% y el aforo carretero -55%, el turismo cayó 60%, el turismo médico -40%, y el comercio en plazas -30% (COTUCO). En contraste; la inversión creció 19%, (SEDETI), los patrones registrados en el IMSS aumentaron en 2.16%, y los trabajadores asegurados en 4.9% (IMSS).

El 2021 deberá ser el “año de la recuperación económica”, ya que, al estar el mundo entero en pleno proceso de vacunación, muchas más actividades socioeconómicas podrán reactivarse, y con ello la propia economía mundial. Por esto, el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha estimado crecerá 6%, y la mexicana 5%, lo cual para el caso de nuestro país lo observo complicado si antes no logramos “reparar los motores de nuestra economía”, como lo son el consumo, la inversión y el comercio.

EL CONSUMO que sólo se incentivará si logramos acelerar la apertura de actividades socioeconómicas, lo cual se ve difícil por los altos niveles de contagio que prevalecen y el lento proceso en la aplicación de vacunas. Sin embargo, nos quedan todavía las benditas REMESAS que seguramente seguirán llegando de manera importante y que ayudarán a mantener cierto nivel de consumo.

LA INVERSIÓN: que ha disminuido considerablemente y que no está motivada, ya que existe incertidumbre por parte de los inversionistas nacionales e internacionales, por cuestiones como la cancelación del nuevo aeropuerto CDMX, la priorización de inversiones de bajo impacto económico y social (refinería de Dos Bocas, el aeropuerto de Santa Lucía y el Tren Maya), y la dinámica política legislativa que se ha dado en torno a la Reforma Energética y “outsourcing”.

EL COMERCIO que puede ser el sector que nos haga tomar vuelo, ya que la Organización Mundial del Comercio (OMC), estima que este año el comercio mundial crecerá 8%, después que en 2020 cayó -5.3%, por lo que debemos de aprovechar todos los acuerdos comerciales que se tienen, en especial el TMEC.

A lo anterior, habrá que sumarle que nuestro gran vecino USA crecerá por encima del 6% de su PIB, lo que sin duda ayudará mucho a nuestra economía.

*Director General de Asesores Stratego

Tesorero del Colegio Nacional de Economistas

Economista con Maestría en Gobierno y Políticas públicas y Doctor en Ciencias Administrativas.