+52 01 (664) 682-8861

La vida se disfruta en quilates

 La originalidad es prioridad para los diseñadores jaliscienses, y en el tema de la joyería esta ideaes la que reina en los escaparates y talleres de los creadores que buscan instalar una identidad y estilo muy mexicano en las tendencias internacionales.
 
Regresar a los orígenes y resaltar iconos emblemáticos de la cultura mexicana son algunas de las consignas que los consagrados y emergentes diseñadores adoptan para revolucionar la joyería e ir más allá de los tradicionales metales como el oro y la plata.
 
En México la joyería tiene nuevos rostros, y materiales por explorar y presumir, destacó Miguel Cotero, presidente de la Cámara de Joyería, durante la inauguración de Expo Joya  abril 2015, encuentro tapatío que reúne a los mejores diseñadores de joyería y bisutería del país, y que apuestan por marcar un nuevo camino en la creación de tendencias.
 
Las alhajas mexicanas han decidido ir más allá de los tradicionales protagonistas por excelencia como lo son el oro y la plata, pues ahora se avanza en la mezcla de metales y piedras preciosas que no dudan en hacer uso de elementos muy mexicanos como los textiles, bordados y hasta la chaquira característica de la cultura wixárika.
 
Esto queda demostrado en el pabellón Emprende, área impulsada por la Cámara de Joyería y Expo Joya para proyectar nacionalmente a diseñadores y fabricantes que comienzan a romper con los estereotipos de la tradicional joyería con la intención de animar al público a consumir el producto nacional con aires modernos, minimalistas y de concepto pop.

Adelitas del glamour

Yolanda Zaragoza, de la firma JAY, es una de las creadoras capitalinas que recién se instala en Guadalajara tras 10 años de experiencia para promover diseños que mezclan la identidad del rebozo de las llamadas “Adelitas”, adoptado en forma de collar con figurines y dijes troquedalos en plata que revelan un concepto urbano ligado a la elegancia y sofisticación de una joyería fina.
 
La joyería artesanal de Yolanda se enfoca en los textiles, semillas y palma natural que son trabajados y pintados a mano, al igual que brazaletes, aretes y gargantillas que integran bordados étnicos con quilataje 100% mexicano.
 
Añade que actualmente el reto de los joyeros es convencer al consumidor local para que confíe en la manufactura mexicana con el mismo aprecio que lo hacen los mercados internacionales cuando buscan moda en el país: “El turismo extranjero valora mucho los colores y materiales mexicanos como el azul turquesa, el rojo y rosa, por eso ideé un rebozo-collar con engloba todos estos colores, sobre todo para ofrecerlo al mercado español que gusta mucho de la joyería mexicana. Los productos chinos y la competencia desleal opacan mucho al diseño mexicano, y eso genera que no se valore el talento nacional”.

Frescura juvenil

Otra idea fresca es Rojo Cereza y Xoix, marca tapatía impulsada por las hermanas María Dolores y Noemi Muñoz, que hace dos años decidieron lanzar colecciones pensadas en los jóvenes con precios accesibles y con diseños que toman la esencia de la joyería fina, pero dando un toque más contemporáneo, femenino y colorido.

“Rojo Cereza llegó a la primera edición de Joya Emprende en 2014. Nuestro gran paso fue abrir un punto de venta en la colonia Chapalita con una sala de exhibición. En la joyería hay mercado para todo, tenemos una línea de diseño de autor y productos de importación, nuestra expectativa es aquella mujer que busca accesorios finos pero también llamativos”, explica María Dolores, responsable de la operación administrativa.

Noemi, quien lidera el proceso creativo de la joyería, destaca que sus productos han tenido éxito al ser valorados por su fabricación artesanal a base de piedras preciosas, piel, cristalería y metales: “Manejamos un estilo mexicano contemporáneo con colores vibrantes y el diseño personalizado hecho a la medida. Todas nuestra piezas tienen una historia y eso es lo que queremos compartir”.

Ópalo de fuego

 
Los diseñadores consagrados también deciden dar un nuevo giro a la manera de ver y fabricar la joyería jalisciense, valiéndose de recursos naturales poco explorados y que son únicos en el país, como es la piedra de ópalo.

A través de la Cámara de Joyería y el municipio de Magdalena, seis diseñadores se dieron a la tarea de crear “Luminosa”, colección que presume de la belleza visual del ópalo bajo el ingenio creativo de Gabriela Ramírez, Geraldina Herrera para Mackech, Oscar Figueroa, Alejandra Aceves, Gabriela Sánchez y Edith Brabata.
 
“La idea es darle valor a esta piedra que es 100% mexicana, es volcánica y tiene una belleza única. Es el inicio para comenzar a impulsar al municipio de Magdalena y a los diseñadores darles más alternativas comerciales”, explicó Linda Loaiza directora del Centro de Diseño de la Cámara de Joyería.
 
En este sentido, Gabriela Sánchez, además de aprovechar la estructura orgánica del ópalo, mezcló a la piedra con la naturalidad cúbica de la pirita: “trabajar con estos materiales es todo un reto, pero que también es muy gozoso”

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para dejar un comentario.