+52 01 (664) 682-8861

Hillary Clinton desafía a Bush con el tema de inmigración

Hillary Rodham Clinton animó el debate sobre inmigración en Estados Unidos (EU) con su exhorto a permitir que los indocumentados se naturalicen, un desafío a una característica principal de la posible candidatura presidencial del republicano Jeb Bush.

El creciente enfoque en la inmigración arroja nueva luz en la creciente disposición de los aspirantes presidenciales republicanos “incluidos aquellos que se opusieron a una reforma de inmigración en el Congreso” a permitir que los inmigrantes en tales condiciones se queden en EU.

Tal postura es vista como “amnistía” por republicanos del movimiento Tea Party, pero poco a poco se va transformando en la visión de la mayoría de los precandidatos presidenciales republicanos ávidos por atraer votantes hispanos en 2016.

Clinton está igual de ávida de proteger la ventaja demócrata en ese grupo de electores. “Éste será un tema que defina la elección”, dijo Robby Mook, gerente de campaña de Clinton, al canal de televisión CNBC.

El discurso de Clinton fue acogido positivamente por organizaciones y activistas pro-inmigrantes, que no obstante se mantienen escépticos.

La ex primera dama ha asegurado que si llega a la Casa Blanca no sólo mantendrá las acciones ejecutivas del presidente, Barack Obama, sino que las expandirá y peleará por una reforma migratoria “total e igualitaria” que incluya una vía para la ciudadanía.

“Hillary Clinton acaba de abrazar a los inmigrantes y los temas migratorios de un modo tal que puede dar la vuelta a toda la carrera por la Presidencia en 2016”, aseguró Frank Sharry, director ejecutivo de America’s Voice, organización que defiende los derechos de los inmigrantes.

La ex secretaria de Estado propuso extender el número de personas que podrían obtener permisos de trabajo a través del alivio migratorio, entre ellas, los padres de niños indocumentados que se criaron y estudiaron en el país, algo que las medidas de Obama no contemplan. 

VOCES
Apuntan al voto hispano


Hillary Clinton se manifiesta a favor de crear las condiciones para que la mayoría de las personas que viven sin autorización en el país tengan derecho a la ciudadanía. La precandidata demócrata se comprometió además a ampliar las medidas ejecutivas del presidente Barack Obama si el Congreso no realiza una reforma integral de inmigración. Su postura podría otorgarle amplio apoyo entre el creciente grupo de electores hispanos y asiáticos, y se aparta de los puntos de vista más restrictivos de los contendientes republicanos.

Hillary Rodham Clinton, aspirante a la Casa Blanca por el Partido Demócrata.

Jeb Bush asegura que apoyará crear condiciones para que quienes viven en Estados Unidos sin permiso consigan un estatus de residencia permanente legal, sin llegar a la ciudadanía; aunque ha dejado abierta la posibilidad de que en un futuro puedan tener derecho a naturalizarse. Bush se opone a las medidas ejecutivas de Obama. También ha pedido una reforma integral al proceso de inmigración legal del país para que se enfoque más en permitir el ingreso de trabajadores necesarios en lugar de dar prioridad a la reunificación familiar.

Jeb Bush, uno de los republicanos más sonados por la candidatura presidencial.

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para dejar un comentario.