+52 01 (664) 682-8861

Gobierno Federal no puede bajar muertes con violencia. En 2015, estiman sumarán 17500 o mas.

Recientemente 20 organizaciones calificaron a México de Pais Violento sumergido en un Cementerio de Muerte. Las autoridades por conducto del Secretario de Relaciones Exteriores niegan que México este convertido en un Cementerio. Los números son crudos y el estimado diario de Muertes denunciadas en las Agencias del Ministerio Público del País, se estima en un promedio de entre 44 a 48 muertes diarias. 

De seguir esa tendencia, tendremos más muertes que en 2014, para sumar 17,500 muertes violentas anuales. Los números más recientes, nos indican que casi 350 personas fueron asesinadas en los dos primeros meses de este año en Tamaulipas y Jalisco, estados donde contrario al balance nacional, los homicidios subieron en comparación con 2014. En Guerrero, los crímenes tuvieron una marginal reducción pero el número de personas secuestradas se duplicó. 

Se trata de las entidades que junto con Michoacán, fueron identificadas el año pasado por el presidente Enrique Peña Nieto como prioritarias por su nivel de violencia y la debilidad de las instituciones locales de seguridad.

Luego de la crisis desatada por la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa en 2014, el mandatario anunció un decálogo de acciones y reformas para mejorar las condiciones de seguridad en el país y enfrentar de forma más eficiente a los grupos del crimen organizado. 

El presidente reconoció que era esfuerzo a escala nacional que requeriría de una cantidad importante de recursos y tiempo, por lo que anunció cuatro estados que de acuerdo con la evaluación del gabinete de seguridad serían los primeros en los que se comenzaría a trabajar.

Se ampliará el despliegue de las fuerzas federales, principalmente en los municipios de los estados de Guerrero y Michoacán. También he instruido que se incremente el apoyo de las fuerzas federales en los municipios que lo requieran de Jalisco y Tamaulipas” dijo Peña Nieto en ese momento.

Las cifras actualizadas de incidencia delictiva del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad, parecen darle la razón al presidente en cuanto a la situación crítica en dichos estados que de hecho, persiste en el arranque de 2015.

A nivel nacional, en el primer bimestre de este año se iniciaron dos mil 538 averiguaciones previas por homicidio doloso con un total de dos mil 829 personas asesinadas, lo que representa una reducción, aunque mínima, de poco más del 4.5 por ciento respecto al número de denuncias y víctimas en comparación con 2014.

En secuestros, el registro fue de 188 casos con 244 plagiados en enero y febrero en todo el país, que es una baja del 24 por ciento en víctimas y del 32.7 por ciento en denuncias iniciadas en las procuradurías estatales.

Sin embargo, en Tamaulipas, Jalisco y Guerrero el balance es contrario. Solamente Michoacán, de los estados señalados como prioritarios, registró caídas contundentes en los asesinatos y secuestros.  

Caso Guerrero

Guerrero tiene la mayor tasa de homicidios en el país y en el primer bimestre de este año se registraron 278 asesinatos ese estado, una disminución de apenas el tres por ciento respecto al mismo periodo del año pasado. Lo peor fue que la cantidad de personas secuestradas pasó de 19 víctimas en enero y febrero de 2014 a 38 en el primer bimestre de este año, un alza del 100 por ciento.

Además, en los primeros dos meses de este año hubo once casos de secuestro cometidos en Guerrero y denunciados en la PGR, la segunda cifra más alta solo detrás del estado de México, pero que no es posible comparar pues es un dato que el Secretariado Ejecutivo apenas comenzó a reportar en 2015.

Aunque en la entidad no hay un cártel dominante, el gobierno tiene identificados a varios grupos del crimen organizado que además de cometer varios delitos, son extremadamente violentos. Entre ellos están Guerreros Unidos, señalado como responsable de la desaparición de los normalistas, y sus antagonistas Los Rojos.

Ya no hay caída en homicidios, advierte Hope

Aunque el número de homicidios en el país fue ligeramente menor en febrero de este año en comparación con el mismo mes del 2014, las cifras confirman que ya no hay una tendencia a la baja y el número de crímenes se estabilizó, advirtió el investigador especializado en temas de drogas y delitos Alejandro Hope.

De hecho, señaló que el promedio de 44 denuncias por homicidio al día que arrojó febrero pasado, es el mayor que se registra de los últimos nueve meses.

De acuerdo con su análisis, si el promedio del primer bimestre se mantiene a lo largo del 2015, el año podría cerrar con 17 mil 500 homicidios, cifra muy similar o incluso ligeramente superior a la de 2014.

“En términos de homicidios no es un buen dato de ninguna manera. Yo creo que ya estamos en un piso de homicidios, es un tema de piso técnico el cual ya no se está pudiendo bajar desde hace nueve meses. Es más o menos el nivel de crímenes en 2009” dijo.

Hope destacó en especial el “brinco” que tuvieron los asesinatos en Tamaulipas durante el mes de febrero, mientras que el estado de México, Guerrero y Chihuahua acumulan en mayor número de víctimas.

Respecto a los secuestros destacó el incremento en cuanto a plagios ocurrido en Guerrero en comparación al mismo periodo del año pasado, pero dijo que el análisis no puede hacerse completo porque no se han revelado oficialmente los plagios denunciados a nivel federal el año pasado. 

Animal Político. 


"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para dejar un comentario.