+52 01 (664) 682-8861

Encuentran plagio en China en autos Land Rover Evoque

Desde que China se convirtió en el mercado automotriz más importante del mundo, las marcas empezaron a hacer pie en el gigante asiático. Sucede que allí las leyes son bastante más laxas que en el resto de los países del planeta en lo referido a propiedad intelectual. Es así que suelen aparecer burdas copias de casi cualquier producto, y de esto no escapan tampoco los automóviles.

Hace uno días vimos cómo esto le ocurría a Pagani, que justo cuando instalaba oficinas en China se encontraba con la aparición de un Huayra trucho. Y ahora le toca a Land Rover, que por lo visto en las imágenes y teniendo en cuenta antecedentes, acaba de sufrir el mayor plagio en la historia del automóvil.

La marca inglesa empezó a fabricar el Range Rover Evoque en esas tierras, con planes claros y ambiciosos, dado el éxito del vehículo en el resto del mundo, y también teniendo en cuenta que en China cada vez se compran más autos de lujo. Cualquier porcentaje mínimo de ventas en un mercado de nada menos que 23 millones de unidades al año es un objetivo apetecible.

Es así que Land Rover en estos días está presentando el Evoque «nacional» en el Salón de Guangzhou, el segundo más importante de China. Pero en otro stand, el de Land Wind, hay un vehículo casi igual que pretende quitarle mercado. Denominado X7, tiene las proporciones, formas y estética del producto inglés, y su objetivo no es otro que quitarle potenciales clientes.

La copia china tiene un precio de venta al público de 135.000 yuanes (alrededor de 22.200 dólares), mientras que el Evoque importado costaba 578.000 yuanes (unos 95.000 dólares). Con el modelo de producción local se espera que ese precio baje considerablemente, pero nunca a un nivel que no sea bastante más del doble que el valor del vehículo trucho.



Pero que el argumento de venta de la copia china no sólo está basado en su costo para el potencial comprador, sino también en su relación precio-producto. Hay quienes afirman que en el interior se puede apreciar un tapizado de buena calidad y materiales agradables al tacto. Hasta tiene una pantalla táctil más grande que la del Evoque. Parece un estándar mayor al habitual en productos hechos en China, aunque dudamos de que siquiera se acerquen a los de la marca de alta gama británica.

Mecánicamente, el X7 monta un motor naftero de dos litros de cilindrada y 188 CV de potencia máxima, con opción de caja manual de seis marchas o automática de ocho. Todos elementos cuyo origen es tan dudoso como su diseño. En contrapartida, el Evoque chino auténtico está fabricado con los mismo estándares que en Gran Bretaña, como se encargó de remarcar Chris Bryant, presidente de la compañía conformada por Land Rover y Chery, el socio local obligatorio para producir el auto en el país asiático.

El ejecutivo también prometió iniciar acciones legales. ¿Qué otra cosa podría hacer aún a sabiendas que con eso no va a llegar a ningún lado? Ya hemos visto cómo este tipo de iniciativos no tuvieron éxito en el pasado. Pese a todo, Land Rover debe pensar que, pese a todo, sigue conviniendo intentar hacer pie en China, cuyo mercado se espera que crezca todavía casi un 50% entre 2013 y 2020.

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para dejar un comentario.