+52 01 (664) 682-8861

Día Internacional del Hombre

Día Internacional del Hombre es una invención de Jerome Teelucksingh, de la Universidad de las Indias Occidentales: “Me di cuenta de que no había ningún día para los hombres, algunos dicen que ya existe el Día del Padre pero, ¿qué pasa con los niños, adolescentes y hombres que no son padres?”.

Teelucksingh escogió el 19 de noviembre, día del cumpleaños de su padre, a quien considera un excelente modelo de hombre a seguir y, además, la fecha coincidía con la creación de un equipo de fútbol local en el que se trascendían las diferencias de género, religión y etnicidad.

Los objetivos de este día consisten en abordar temas de salud de varones jóvenes y adultos, resaltar el rol positivo y las contribuciones que los hombres hacen diariamente tanto a su comunidad como a la sociedad,promover la igualdad de género y celebrar la masculinidad. 

Pero, seamos sinceras, ¿existen razones para celebrarlos?, más aún, ¿existen razones para amarlos sólo porque son hombres? Nosotras creemos que sí, por eso, hicimos esta lista con las mil y un razones para hacerlo, sin restricciones. 

Son simples. Parece una características que nadie debería tomar en cuenta, sin embargo, no existe mejor combinación que el equilibrio, pues nosotras somos más complicadas que la Mecánica Cuántica (por decir algo) y más vale encontrarnos con alguien que ve la vida lineal, simple y bella. Eso marcará la diferencia.

Suelen tomar la iniciativa. Aunque la liberación femenina está en su punto más álgido, no cabe duda de que nos encantan los hombres que deciden por sí mismos. Ellos que toman la última palabra y deciden que es lo que buscan, a nosotras también nos gusta tomar decisiones, es cierto. Pero cuando ellos lo hacen, y sin abusar, todo fluye naturalmente.

Se creen más fuertes que nosotras. En serio, todo es mejor cuando sabes que estás al lado de un hombre “fuerte”, aunque nosotros seamos más fuertes que ellos, la verdad. Pero, se trata de una característica deseable, pues ellos pueden cargar un garrafón de agua o una televisión para que nosotros sólo los admiremos.

Son ubicados. No importa que no lo sean realmente, pero eso de que se sientan seguros en el volante y decidan no preguntar, aunque nos enoja a veces, nos enamora. Pues, nos sentimos seguras y eso vale más que ninguna otra cosa en la vida.

Saben estacionarse. Además, de saber cómo llegar a una dirección, saben guardar el auto en los sitios más reducidos del universo y eso, siempre lo valoraremos, en serio.

Se encargan de las tareas difíciles. Aman tomar las riendas de un asunto intrincado o de una tarea que requiera herramientas. Eso es, definitivamente, una forma perfecta para que todo se equilibre en una relación.

Son caballerosos. No todos, claro, pero quienes todavía conservan esta cualidad se convierten en una persona deseable, pues, aunque podamos abrir la puerta del auto y cargar nuestra bolsa nosotras solas, no existe nada mejor que cuando lo hacen ellos.

Les gusta el sexo. A nosotras también, pero cuando sabemos que ellos lo disfrutan tanto no hay cosa más emocionante que eso. Pues, no hay que andar con rodeos y ellos no buscan ocultar sus bajas pasiones.

Son amables. La naturaleza (o la literatura de caballería) los hizo un poco así, pues, para conquistarnos han tenido que hacer algunos malabares como ser amorosos y detallistas para ganarse un poco de atención de nosotras.

Les gusta aprender y lanzar datos inútiles. Le encanta conocer cifras, teorías y frases célebres, pues son curiosos por naturales y no hay nada más sexy que un hombre que encuentre a la vida y al conocimiento como algo profundamente apasionante.

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para dejar un comentario.