+52 01 (664) 682-8861

Cuatro ingredientes que son excelentes para una mascarilla casera

Miel, elixir de dioses

Rica en oligoelementos, vitamina B, enzimas ácidas y antioxidantes fácilmente asimilables por la piel. El néctar de las flores, procesado por la habilidad natural de las abejas, ha sido tradicionalmente uno de los ingredientes básicos de las recetas de belleza de las abuelas. Por algo será.

Sus talentos beauty

● Cura detox. Además de su capacidad cicatrizante y bactericida (gracias a la glucosa oxidasa que añaden las abejas), sus enzimas naturales actúan como astringentes y facilitan la eliminación de toxinas. propiedades varían según el tipo de flor. La de lavanda es antiséptica y antiinflamatoria, mientras que la de acacia es perfecta para calmar irritaciones.

● Hidratación profunda. Lo consigue mediante los minerales y los antioxidantes que contiene. Pero es que, además, su azúcar natural frena la evaporación de agua de la piel, con lo que ayuda a mantener la hidratación.

La receta natural: Mascarilla a la miel

Elige una miel espesa, pero sin cristalizar. Aplícate dos cucharadas por toda la cara como si te estuvieras dando una crema. Deja que actúe durante 10 minutos y luego aclara con agua templada. Conseguirás una piel suave. También puedes usarla directamente sobre el cabello.

 

Sal, tesoro cristalino

Su consumo en exceso está ligado a una larga lista de enfermedades y el límite que establece la Organización Mundial de la Salud se sitúa en cinco gramos diarios. Lo bueno es que para su uso cosmético no hay restricciones. Sus talentos beauty

● Purificante. Su alta mineralización facilita la eliminación de toxinas y se usa como base en procesos de peeling y exfoliación.

● Revitalizante. Por su contenido en yodo, tiene la capacidad de tonificar la piel. Por eso, tras bañarte en el mar la notas ligeramente más firme.

● Relajante. Diluida en agua caliente, afloja la musculatura.

● Curativa. Las sales ricas en magnesio, bromo y zinc ayudan a restaurar el sistema inmunitario de la piel.

La receta natural: Peeling a la flor de sal

Ingredientes:

– Una cucharada sopera de flor de sal en escamas.
– Cuatro cucharaditas de aceite de coco.
– Una gota de aceite esencial de menta.

Mézclalo todo en un cuenco y aplícalo sobre la piel húmeda, masajeando en círculos. Procura insistir bien en codos y rodillas.

 

Arcilla, tierra purificante

El sílice, su ingrediente básico (al que se unen gran cantidad de minerales y oligoelementos), es esencial para el organismo. Pero también posee muchas y muy buenas cualidades cosméticas de las que te puedes aprovechar. Sus diferentes versiones se diferencian por los colores (prueba de su distinta composición mineral) y por sus grandes beneficios. Sus talentos beauty

● Purificante. Es la principal función de la arcilla verde, capaz de absorber y regular el exceso de sebo las pieles mixtas y grasas.

● Calmante. La rosa debe su pigmentación al óxido de hierro, un mineral que mejora la circulación sanguínea y aporta un toque de luminosidad.

● Curativa. El kaolín o arcilla blanca, cuenta entre sus acciones esenciales la antibacteriana y la antiinflamatoria.

La receta natural: Efecto “buena cara”

Ingredientes:

-Dos cucharadas grandes de arcilla rosa.
-Una cucharada sopera de aceite de onagra.

Aplica la mezcla en el rostro y déjala actuar durante 15 minutos. Elimínala con agua templada.

 

Aceite de oliva, oro líquido

Suaviza el cabello y restaura la hidratación de la piel. Sus talentos beauty

● Nutritiivo. Además de su capacidad de hidratación, reconstruye las defensas naturales de la piel.

● Regenerante. Sus ácidos grasos esenciales son capaces de frenar el envejecimiento de la piel.

● Protector. Sus propiedades antioxidantes actúan como barrera contra las agresiones externas.

La receta natural: Mascarilla pelo resplandeciente

Ingredientes:

– Cinco cucharadas de aceite.
– Un huevo crudo.
– Cuatro cucharadas de cerveza.

Bate el huevo y añade el aceite y la cerveza. Trabaja la mezcla hasta que se vuelva blanquecina. Repártela sobre el pelo húmedo, sobre todo en medios y puntas, recógelo con una toalla y aplica calor durante cinco minutos. Deja actuar media hora y lávate el cabello.

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para dejar un comentario.