+52 01 (664) 682-8861

Control del Senado para republicanos

No fue una buena noche para los demócratas, como se predijo. El partido del Presidente Barack Obama sufrió una derrota en el Senado, perdiendo su mayoría y entregándosela a los republicanos por primera vez en ocho años.

Con solo algunas de las elecciones al Senado pendientes, los republicanos tienen ya asegurado 52 curules en la cámara alta del Congreso, contra los 45 de los demócratas. Al mismo tiempo, aumentaron su mayoría en la Cámara de Representantes, continuando con el patrón de los últimos 68 años, en donde el partido del presidente pierde el control del Senado en el sexto año de su mandato.

Básicamente, nunca le va bien al partido del presidente que está en la Casa Blanca, y Obama podrá hacer aún menos legislativamente en sus últimos dos años de presidencia.

Las victorias de los republicanos fueron esperadas pero rotundas, quitándole a los demócratas los asientos en el senado de ArkansasColoradoCarolina del NorteIowa y Kansas, mientras que Kentucky y Georgia quedó en manos de los republicanos. Solo New Hampshire fue una buena noticia para el partido azul, con Jeanne Shaheen salvándose de lo que terminó siendo una ola roja de los republicanos.

Lousiana no tendrá ganador claro, actualmente ocupado por la demócrata Mary Landrieu. Ni ella o su retador, el republicano Bill Cassidy, lograron ganar más del 50 por ciento del voto, por lo que se tendrá que decidir el 6 de diciembre en una segunda ronda. No son buenas noticias para Landrieu, que apenas logró 1 por ciento más que el republicano en esta ronda.

En las elecciones a gobernadores, no les fue mucho mejor a los demócratas. Perdieron su oportunidad en Florida de eliminar al controvertido Rick Scott, fallando igual en Wisconsin e Illinois, en donde perdieron una gubernatura. Los republicanos perdieron en Pensilvania, pero ganaron luego de nuevo en Arizona y Nuevo México.

Con esto, el Presidente Barack Obama se enfocará aún más en actuar unilateralmente, a través de acciones ejecutivas y quizás renegociar cierta legislación con los republicanos. O simplemente, los demócratas tendrán que esperar hasta el 2016, cuando se espera que tengan condiciones políticas mucho más favorables.

 

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para dejar un comentario.