+52 01 (664) 682-8861

compra México códice por 14 mdp; lo cambió en 1827 por biblias

187 años después, México recuperó el “Códice Chimalpáhinuno”, uno de sus documentos fundacionales, por 14 millones 553 mil 500 pesos, el cual fue intercambiado en 1827 por biblias protestantes “para dar inicio a una campaña nacional de alfabetización”.

Escrito en el siglo XVII por dos historiadores indígenas, fue intercambiado en 1827 por José María Luis Mora con James Thomsen, de la Sociedad Bíblica de Londres, por biblias protestantes para dar inicio a una campaña nacional de alfabetización.

El secretario técnico del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), César Moheno, calificó de un hecho “inédito” la repatriación del Códice Chimalpahin y explicó que luego de que la Sociedad Bíblica de Londres decidiera subastar parte de su acervo,el INAH inició negociaciones para realizar una compra directa. La compra se logró el pasado 20 de mayo.

 

Detalló que el precio de salida de esta obra, integrada por tres volúmenes, fue de 500 mil libras esterlinas (10 millones 907 mil 125 pesos) y precisó que el INAH invirtió 650 mil libras esterlinas, equivalente a 14 millones 553 mil 500 pesos, para adquirir y repatriar dicho Códice, pues de haber salido a subasta su precio se habría triplicado, explicó el funcionario.

El trámite que seguimos hizo que el 18 de agosto el código de Chimalpahin regresara a México y fuera depositado en la bóveda de seguridad del Museo Nacional de Antropología (MNA). Desde la semana pasada, se expone al público en el Museo Nacional de Antropología como pieza estrella de la muestra “Códices mexicanos. Memorias y saberes”.

La obra, integrada por tres volúmenes, fue recibida por Teresa Franco, directora general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), para su custodia y resguardo en la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia, donde será preservada e investigada.

Se trata de manuscritos del siglo XVII elaborados por dos de los historiadores de ascendencia indígena más representativos de la época virreinal, Domingo Chimalpahin y Fernando de Alva Ixtlilxóchitl.

Los manuscritos fueron integrados en tres volúmenes por Carlos de Sigüenza y Góngora y son el inicio de la historiografía mexicana: fuente fundamental sobre la vida cotidiana, sociedad y política mexica, así como de la Nueva España del siglo XVI.

Aquí comienza la crónica y antigüedad de los mexicanos, son las primeras palabras de este documento”, refirió el titular de la SEP, quien obviamente emocionado, entregó el documento a Teresa Franco.

El historiador y cronista Domingo Chimalpahin Quauhtlehuanitzin (1579-1660) describió a las culturas indígenas dentro del esquema providencialista de la historia que los españoles trajeron a América. En sus relaciones presenta argumentos para sostener que los indígenas participaron en la creación del mundo de acuerdo con la tradición bíblica.

De acuerdo con las crónicas de la época, fue el cronista Fernando de Alva Ixtlilxóchitl (1578-1650) quien se encargó de escribir sobre la historia prehispánica de Texcoco, y muchos investigadores han acudido a las ediciones de sus obras. Fue don Edmundo O’Gorman (1938-1995) quien acometió la tarea de publicar, con un serio estudio analítico, a este autor.

Hasta hoy, no existían en México manuscritos originales de Domingo Chimalpahin o De Alva Ixtlilxóchitl, sólo copias de diferentes épocas en distintos archivos y bibliotecas, incluyendo el Archivo General de la Nación, la Biblioteca Francisco Xavier Clavijero de la Universidad Iberoamericana, la Biblioteca Nacional y la Biblioteca Cervantina del ITESM.

Estos documentos invaluables fueron adquiridos por el INAH, el pasado 20 de mayo, a la Sociedad Bíblica de Londres, quien los poseía desde el siglo XIX.

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para dejar un comentario.