+52 01 (664) 682-8861

Colocaron sellos al albergue de Mama Rosa, salieron últimos 158 desposeídos.

Apenas y el colocar sellos de clausura, es el cierre de un capitulo de maltrato, abandono, miseria y anarquía en el albergue de la tal Mama Rosa.

Al final del dia, los sellos no significan mas nada, que la continuidad de la vida de cientos de personas, ahora en diferentes lugares, ajenos a Zamora. Los sellos significan la pausa y el cambio de vida de muchos jóvenes y niñas, pero también es la continuidad de una investigación, que la sociedad le exige a la PGR, para obtener respuestas.

Ayer a las 15:05 horas del miércoles, los últimos 158 habitantes del albergue de La Gran Familia abandonaron este recinto que operaba desde 1947 y que fue intervenido el pasado 15 de julio por la Procuraduría General de la República (PGR).

La directora del DIF-Michoacán, Ana Compeán, y el director de Desarrollo Normativo del DIF Nacional, Carlos Manzo Gjumlich, dieron a conocer que 84 menores y 10 adultos, entre ellos seis madres con sus hijos, fueron canalizados a la ciudad de Morelia a un nuevo albergue, donde el gobernador Salvador Jara Guerrero y su esposa los recibieron.

Trasladaron a la ciudad de México a 46 personas mayores de 18 años de edad, quienes fueron ubicadas en el albergue IAP, y 11 más quedaron a disposición y en las instalaciones del DIF nacional. Seis fueron liberados bajo constancias y con la tutela de un familiar.

El pequeño Aarón fue el primero en cruzar la puerta hacia la calle y subirse a las camionetas del DIF nacional para emprender el trayecto de Zamora a Morelia.

Se le vio sonriente y peinado con mucho gel. Llevaba en la espalda todo lo que posee: un par de tenis, un balón, un par de mudas, dos playeras, su cepillo de dientes, gel de colores y un muñeco que alguien le regaló ayer.

Muchas lágrimas corrieron ente el inminente final. Todos se despidieron, se abrazaron, se prometieron buscarse, reunirse pronto de alguna u otra forma. Los más jóvenes han desarrollado códigos secretos de señas, intercambio de objetos que significan algo que sólo ellos saben, que tienen claves y lenguajes desconocidos.

Los más pequeños se contagiaron del llanto de los mayores, pero pronto olvidaron y se despidieron de los policías federales, los trabajadores sociales, los médicos, las cocineras, los periodistas que los acompañaron en los últimos 15 días.

Los adolescentes se rehusaban a separarse y algunas han intentado el suicidio, pero saben que no hay alternativa. Irán a otros lugares donde puedan reiniciar desde cero. Muchos esperan el reconocimiento del ADN de sus familiares.

Los nervios estuvieron a flor de piel y las emociones también. Tere y su mamá no son la excepción. Mamá Tere es sordomuda y Teresita tiene 16 años. Fueron llevadas al Distrito Federal.

Teresita tendrá una oportunidad diferente a sus compañeros de albergue. Ella será llevada, junto con su madre, a un albergue de puertas abiertas, donde podrá continuar estudiado piano y música.

Teresita es dueña de un sentido musical que le permite tocar el piano de manera excepcional. Era de las niñas favoritas de Rosa Verduzco. A ella le pedía que le sobara las piernas, que le diera sus medicinas.

Frente a todos, la alcaldesa de Zamora, Rosa Hilda Abascal, fue acusada, por dos comisionadas de la CNDH, por haber vulnerado la integridad de dos jóvenes al comunicarles por teléfono a Rosa Verduzco, quien aseguraron, “las intimidó para que se resistieran a irse del albergue”.

La alcaldesa reaccionó agresiva y tuvo que ser retirada del albergue por elementos de la PGR.

El traslado de los ex alumnos de Mamá Rosa , programado para las 11:00 horas se prolongó hasta las 15:00 horas, lo que agudizó la tristeza y los sentimientos de vacío.

A las 16:00 horas partieron tres camiones rumbo a Morelia y uno más hacia el Distrito Federal.

A partir de este momento, la PGR quedó en posesión del lugar y colocará en los próximos días sellos oficiales, hasta que un juez determine bajo la jurisdicción de quién quedará el inmueble.

No hallan irregularidades

La Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) revisó durante 2013 el albergue, pero no encontró ninguna irregularidad.

El Instituto Nacional de Desarrollo Social (Indesol), que depende de la Sedesol, entregó a la casa hogar más de 300 mil pesos como parte del Programa de Coinversión Social desde 2010, el cual busca ayudar a organizaciones de la sociedad civil en proyectos para la población considerada como “vulnerable”.

En entrevista, la directora de Indesol, Angélica Luna Parra, dijo que se están revisando, a través del DIF, los albergues que ayuda la dependencia, pero explicó que es “imposible” asegurar que no se otorgarán recursos a organizaciones que después sean sujetas a una investigación federal.

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para dejar un comentario.