+52 01 (664) 682-8861

Chivas pierde 3 a 0, frente al Milan. Regresan a Guadalajara con la cabeza baja.

Mal y de malas, las Chivas, no meten gol ni al arco iris. Poco provecho dejó a Chivas el duelo amistoso disputado la noche de este miércoles: una goleada por 3-0 frente al Milán, el ánimo caído para regresar a disputar la liga mexicana e interminables dudas acerca de su desempeño futbolístico.

Definitivamente, saldo negativo de un duelo que sólo le habrá dejado una cantidad importante de dólares a la directiva. Eso es todo lo que el Guadalajara ha ganado.

La cancha del Estadio NRG, en Houston, Texas, estaba en tan malas condiciones que la delegación italiana se negaba a disputar este encuentro. Tras varios minutos de negociaciones, finalmente accedieron a jugar sobre el césped que fue colocado menos de 48 horas antes del encuentro que, por este motivo, comenzó retrasado.

El Guadalajara tuvo un buen inicio. Apenas al primer minuto de juego, Carlos Fierro remató dentro del área, pero estrelló el esférico en el travesaño. Para desgracia del cuadro tapatío, eso fue todo el daño que pudo causar. Fue entonces que el Milán tomó el control y ya no lo soltó.

Jesús Sánchez perdió la pelota en plena salida. Mbaye Niang le robó y retrasó para Keisuke Honda, quien tenía todo para abrir el marcador, pero remató desviado del arco defendido por Antonio Rodríguez, al minuto ocho.
Ese fue el primer aviso. En el segundo, Milán no perdonó. Honda desbordó por el costado derecho y mandó un centro pasado. Chapo marcó de forma muy tibia y permitió que Mbaye Niang bajara el esférico dentro del área para definir ante la salida de «Toño» Rodríguez. El cuadro italiano tomó ventaja al ’19.

La balanza se inclinó completamente. Chivas no opuso mayor resistencia y Mario Balotelli se convirtió en un dolor de cabeza para la zaga rojiblanca, que le dio varias patadas en el intento de frenarlo, aunque sin resultados.
En una falta fuera del área, el mismo Balotelli acomodó la redonda y cobró el tiro libre de forma magistral. El balón superó la barrera y bajó con el efecto necesario para que la estirada de Rodríguez fue un simple adorno. Fue el 2-0 del Milán, al ’37.

Para la segunda parte, Chivas realizó de arranque seis cambios y varios más en los siguientes minutos. Milán hizo lo mismo por lo que el espectáculo vino a menos. Ambos equipos se vieron faltos de conjunción y cuidándose de evite lesiones en el pésimo terreno de juego.

Fue hasta el minuto 72, cuando Giampaolo Pazzini aprovechó un bien servicio de Essien y solo dentro del área definió de buena manera para el 3-0 definitivo.

El Rebaño Sagrado nunca pudo reaccionar y término su gira por Estados Unidos con dos derrotas frente al Bayern Munich y el Milán, para regresar a México con el ánimo caído de cara al duelo de la cuarta fecha del Apertura 2014, en casa del Pachuca.

Staff Campestre

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para dejar un comentario.