+52 01 (664) 682-8861

CUMPLIR PARA RECIBIR

General Ramón Benjamín Arnaiz Herrera.

“Sus obras como constructor de vías de comunicación, además de que fueron de vital importancia, son un logro para Baja California”.

(1895-1960)

Nació el día 22 de noviembre de 1895 en la población de Lampazos, Nuevo León. Con tan sólo 18 años de edad se incorporó en 1913 al ejército mexicano y participó en algunas batallas de la Revolución. A principios de la década de 1920 partió hacia los Estados Unidos en un exilio político, por diferencias con Álvaro Obregón. Radicó en Los Ángeles, California.

En esa ciudad comenzó a laborar como publirrelacionista y promotor de los diarios El Heraldo de México y La Opinión. Luego de trabajar arduamente pudo comprar una radiodifusora, la AXFM, que fue de las primeras en trasmitir en español en toda la Unión Americana al finalizar la década de 1920, algo innovador para aquel momento. Allí en Los Ángeles, Ramón Arnaiz fue propietario, productor y locutor de una estación de radio. Tiempo después fundó la empresa Arnaiz Broadcasting dedicada al entretenimiento y el espectáculo.

“Regresó a su país por la ciudad de Tijuana, donde se quedó a radicar de manera definitiva”.

A su regreso a México en la década de 1940, le fue otorgada una concesión federal para construir caminos, tan necesarios en aquellos momentos para el entonces Territorio Norte de la Baja California. Arnaiz regresó a su país por la ciudad de Tijuana, donde se quedó a radicar de manera definitiva. Formó familia con Aurora Rosas y tuvieron tres hijos, Elsa, Raymundo y Sergio. Se reincorporó al ejército nacional en 1947 como Coronel de Caballería, y en 1952 fue ascendido a General Brigadier.

“Fue socio de la Constructora Iglesias, encargada de la construcción del histórico Puente México, que unió a la garita internacional con el centro de Tijuana”. 

Su actividad empresarial en Baja California y en particular en la ciudad de Tijuana fue diversa e importante. Si bien volvió a incursionar en el negocio de la radiodifusión, sus actividades en la industria de la construcción fueron de mayor relevancia.

Fue socio de la Constructora Iglesias, encargada de la construcción del histórico Puente México (construido entre 1944 y 1946), uniendo a la garita internacional con el centro de Tijuana.

Especialmente se recuerda al General Arnaiz en Tijuana por el establecimiento de la colonia Juárez, ya que al comenzar la década de 1950, fue él quien la fraccionó e introdujo los diversos servicios públicos y la convirtió en una importante zona residencial de la ciudad.

“Entre todas las carreteras que construyó, la construcción de la carretera que unió a Mexicali con San Luis Río Colorado tuvo una importancia simbólica, porque quedaron unidas, por primera vez, la Baja California con el resto de la República.

Ya con empresa propia, una constructora llamada Constructora Peninsular, el General Ramón Arnaiz construyó obras de gran importancia para Baja California. Realizó obras como las carreteras que unieron a Tijuana con Tecate y Mexicali. También construyó la carretera que une a Ensenada con San Quintín, y a Maneadero con la Bufadora. Pero entre todas las carreteras que construyó, la construcción de la carretera que unió a Mexicali con San Luis Río Colorado tuvo una importancia simbólica, porque con un encarpetado asfáltico quedaron unidas, por primera vez, la Ba-ja California con el resto de la República.

“Sus obras como constructor de vías de comunicación, además de que fueron de vital importancia por su gran impacto social y económico, se consideran todo un logro para Baja California”.

El General Ramón Arnaiz tuvo además una labor altruista, al crear albergues para enfermos y personas en estado de vulnerabilidad social. Asimismo ayudó a la repatriación masiva de mexicanos que vivían en California, para que al llegar a México tuvieran trabajo y condiciones dignas para vivir en esta frontera. Perteneció al Club de Leones de Tijuana y al Club Campestre de Tijuana. Como deferencia a su brillante trayectoria, algunas calles de colonias de Tijuana llevan su nombre, de igual manera fue reconocido por la Fundación Acevedo como Forjador de Baja California, y como un homenaje el CETYS Universidad nombró un aula con el nombre del General Ramón Arnaiz. Sus obras como constructor de vías de comunicación, además de que fueron de vital importancia por su gran impacto social y económico, se consideran todo un logro para Baja California.

Por estas razones, es uno de los 100 líderes destacados, en esta sección in memoriam.

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario