+52 01 (664) 682-8861

Liderazgo que genera organizaciones sin miedo

Brené Brown, consultora de organizaciones alrededor del mundo y autora de libros relacionados con liderazgo y comunicación, define el tamaño de una organización en función de “la capacidad para tocar temas incómodos”. Según Brown, uno podría medir la madurez y sabiduría de una organización, evaluando el tiempo que pasa entre el surgimiento de un tema incómodo y la aparición de la conversación que lo resuelve.

Los líderes deben gestionar ambientes en donde la gente ex-ponga formas de pensar diferentes a las de ellos con libertad y argumentos, ya que de otra forma, las decisiones que tomen pue-den ser equivocadas o contraproducentes.

Un líder que no escucha, es peligroso, ya que sus malas ideas pueden ser ejecutadas por los subordinados, aún sabiendo que están equivocadas, por temor a contradecir a un jefe que no acep-ta opiniones diferentes a las suyas.

Dos ejemplos preocupantes: En todo el mundo se ha demos-trado que el uso de cubrebocas es uno de los factores más deter-minantes para detener el crecimiento de los contagios de COVID-19. El 18 de julio pasado, Arturo Herrera, secretario de Ha-cienda, manifestó esto e invitó a los mexicanos al uso del mismo. “Esto (el cubrebocas), es la clave para lograr la recuperación eco-nómica”, dijo. Unas horas después, el Presidente de la República, López Obrador, lo cuestionó en la mañanera y le preguntó: ¿” No dijiste eso verdad” ?. La respuesta fue una risa nerviosa y la intervención de Herrera para desdecirse públicamente.

Hace unos días, nuestro presidente fue invitado a dar un mensaje en el 75 aniversario de la ONU, el mensaje se caracterizó por repetir la narrativa de AMLO; muchas citas históricas “de estampita” y muchos asuntos internos, dudo mucho que en otros países se interesen por tener una lección de historia de México tan maniquea como la expuesta por nuestro mandatario pero lo que llamó más la atención fue ver que la producción del men-saje tuvo dos errores muy evidentes que no fueron ni editados ni corregidos.

Por una parte, durante todo el video se escuchó el rechinar de la silla del Presidente de México y por otra, se le ve con el nudo de la corbata chueco y una de las pun-tas del cuello de la camisa levantado. La pregunta que sur-ge es: ¿No tendrá el presidente alguien de su equipo con el valor o la confianza suficiente para decirle: “jefe, déjame arreglarte la camisa y la corbata, la traes chuecas” se lo dijeron y no le dio importancia? Como sea, es lamentable que en la cúpula del poder tengamos un equipo de trabajo en donde las ideas del jefe son incuestionables o donde las ideas del equipo no son escuchadas. Los dos escena-rios son igual de malos.

Si queremos aprender de estos errores ajenos, que-démonos con esta reflexión del libro Fearless Organi-zation de la gran Amy C. Edmondson: “Para que una or-ganización pueda tener éxito en un mundo en donde la innovación puede ser la diferencia entre el éxito y el fracaso, no es suficiente contratar a personas inteligentes y preparadas.

Personas preparadas, hábiles y bien intencionadas comúnmente son incapaces de contribuir en un equipo de trabajo, a veces porque no se dan cuenta del valor de sus contribuciones y se quedan calladas. Pero con más frecuencia esto se debe a que no están dispuestas a es-tar en desacuerdo con los demás o a contradecir a un jefe. Para que la luz del conocimiento florezca, es necesario que los líderes crean organizaciones en donde las personas se sientan con la libertad de equivocarse, pensar en voz alta y opinar, sobre todo, en contra”. Valore-mos las opiniones de quienes piensan diferente, sólo así creceremos.

Leer más

Crecimiento Postraumático

El fuego (fragmento)

En la madera que se resuelve en chispa y llamarada

luego en silencio y humo que se pierde

miraste deshacerse con sigiloso estruendo tu vida

Y te preguntas si habrá dado calor

si conoció alguna de las formas del fuego

si llegó a arder e iluminar con su llama

José Emilio Pacheco

El ser humano casi siempre se resiste al cambio, aunque hay cambios que son vistos con buenos ojos. La llegada de un hijo, con sus enormes retos; un matrimonio, que nos lleva a cambiar desde el domicilio hasta nuestra categoría social, son ejemplos de cambios bienvenidos, pero cuando por causas de fuerza mayor tenemos que cancelar un viaje, perdemos un empleo o dejamos de percibir un ingreso, la reacción que tenemos es siempre la de resistirnos, oponernos, vivimos un duelo, pasamos de la negación y el enojo, a la aceptación, en una ruta que puede ser lenta o rápida dependiendo de nuestra capacidad de adaptación.

La pandemia del COVID-19 es un ejemplo de cambio difícil ya que ha afectado la manera en que vivimos, tal vez para siempre. Dentro de todos los esfuerzos de adaptación que debemos hacer están en usar cubre bocas, no viajar, no reunirnos con amigos, com-pañeros de trabajo o clientes y, sobre todo, cambiar la manera en que trabajamos, con todas las rutinas que ello implica. Las nuevas prácticas incorporadas a nuestra vida nos hacen cuestionar sin du-da la utilidad e importancia de lo nuevo y desconocido, pero también nos llevan irremediablemente a cuestionar lo que definíamos antes como “normal”.

La diferencia entre la anterior normalidad y la actual es preponderantemente la presencia del miedo en situaciones que antes no nos llevaban a experimentar esa emoción. Antes no sentíamos miedo al ir a una reunión con amigos o al tocar algo en un lugar público, conocíamos el miedo, pero no en estas circunstancias.

Una de cada tres personas que experimentan situaciones traumáticas desarrollan lo que se conoce como estrés postraumático, es decir que después de esta experiencia pueden llegar a desarrollar reacciones exageradas e involuntarias ante estímulos que les recuerdan el trauma original (como el soldado que regresa de la guerra y se espanta ante los ruidos fuertes porque le recuerdan las explosiones que presenció).

En fechas recientes se ha acuñado el término crecimiento pos-traumático para señalar que después de una experiencia retadora y difícil podemos llegar a experimentar el desarrollo de habilidades hasta entonces desconocidas. En esta pandemia muchas empresas han realizado adaptaciones a servicios y productos en tiempo record, para nadie era desconocida la importancia de la higiene, pero la presión de estos tiempos ha hecho que todos incorporemos rutinas de la no-che a la mañana, mismas que en otras circunstancias nos hubieran llevado meses o años.

Todos teníamos en 2019 la posibilidad de tener una reunión por videoconferencia con todas sus ventajas de logística, productividad e incluso ecológicas, pero es hasta que vivimos la pandemia que las incorporamos a nuestro trabajo. Ciertamente la pandemia trajo afectaciones al mundo, pero en un espíritu más propositivo, deberíamos reconocer que también nos enseñó la importancia de cosas que antes dábamos por sentadas y ahora valoramos en su justa dimensión: nuestra salud, la posibilidad de ver a los amigos o poder visitar a un cliente.

Aprendamos pues de esta experiencia y por lo pronto disfrutemos la paradoja del distanciamiento social, esa que nos deja ver que contra toda lógica, el dejar de vernos físicamente o con tanta frecuencia, nos permite acercarnos más o al menos de una forma más significativa a todos aquellos que son importantes en nuestras vidas.

frace destacada: La pandemia es un ejemplo de cambio difícil ya que

ha afectado la manera en que vivimos

Leer más

Membretes, nombres y corrupción

«Si (como afirma el griego en el Cratilo) el nombre es arquetipo de la cosa en las letras de ‘rosa’ está la rosa y todo el Nilo en la palabra ‘Nilo’.”

El Golem (fragmento)

Jorge Luis Borges

Es importante el nombre que les damos a las cosas. Jean-Paul Sartre dijo que “las palabras son actos” y tenía razón: todos hemos sentido alguna vez el impacto de una palabra dicha con buena o mala intención y hemos podido constatar el peso de las palabras “culpa”, “pecado” o “fracaso”; y en ocasiones nos han elevado las palabras “felicidad”, “éxito” o “placer”.

Las palabras nos predisponen de alguna manera a sentir, a sentirnos de un modo. La búsqueda del nombre para un hijo tal vez explica la importancia que en el fondo sabemos que tienen las palabras. Es por lo anterior que resulta importante que las palabras sean usadas adecuadamente para describir, explicar y difundir, sobre todo cuando son usadas por un líder.

En las mañaneras (del Presidente López Obrador) nos dicen que hay que acabar con el “delito” de la corrupción, pero la corrupción no es un delito. La corrupción es un fenómeno social que se manifiesta en forma de tráfico de influencias, cooptación estatal, conflicto de intereses, negociaciones incompatibles, parcialidad, donación en campañas electorales, malversación de fondos, entre otras.

Ser específicos y llamar a las cosas por su nombre es el primer paso para comprender o combatir un fenómeno. Si entendemos que la corrupción es un fenómeno social complejo e inherente al ser humano, sabremos que su desaparición es imposible y a lo que más podemos aspirar es a tratar de disminuir algunos delitos derivados de ella como son la malversación de fondos públicos o el soborno.

Cuando en México nombramos a un instituto “para devolverle al pueblo lo robado”, estamos cayendo en varios problemas. En principio, el membrete es denigrante porque presupone que el gobierno le roba al pueblo y ¿qué no es eso lo que se quiere detener o cambiar?, pero además implica algo mucho más grave: nos hace sentir mal sobre lo que somos y quienes nos gobiernan, ¿los mexicanos somos ladrones?

En esta visión maniquea de “nosotros los buenos y ustedes los malos”, estamos olvidando que esos “buenos” o “malos” se intercambian el rol según quién sea el que esté mirando la situación.

Para los mexicanos que creen en el poder de la libre empresa y el modernismo, el malo es “ya sabes quién”, pero para “ya sabes quién” los malos son los empresarios y modernistas. Las palabras unen o dividen, engrandecen o humillan.

Si las palabras son actos, la cuarta transformación nos ha regalado estas joyas en boca de sus representantes: en fecha reciente, Víctor Manuel Toledo Manzur, antes subsecretario y ahora Titular de la SEMARNAT, había declarado que las turbinas eólicas, esas enormes aspas que generan energía eléctrica limpia y sustentable “capturaban el aire de las comunidades indígenas”; durante el mes de julio. Un gobernador electo, en entrevista con Pepe Cárdenas, declaró que su mandato podía ser extendido de dos a cinco años porque al votar por él los ciudadanos “aunque votaron para que gobernara dos años, no votaron para que no gobernara cinco años”. En fin, las palabras son actos, y a veces, son actos de corrupción. *El autor es Director de Chavarín Velazco Consultores

Leer más

Liderazgo a mano alzada

Ser líder no es fácil, si uno quiere enfrentar el reto de dirigir el destino de otros, se enfrentará sin duda a la necesidad de formarse en habilidades técnicas y humanas. Las habilidades técnicas son el requisito de entrada a la posición de liderazgo, si usted va a ser líder de manufactura en una fábrica es imprescindible que sepa de procesos de producción, sea experto en estadística, conozca de administración de personal y pueda identificar por lo menos a nivel básico los indicadores financieros sobre su negocio; pero si usted quiere ser un líder extraordinario debe también desarrollar sus habilidades humanas, deberá por ejemplo trabajar en la consciencia de sí mismo, en su capacidad para relacionarse con los demás, en su capacidad de adaptación al cambio y a la presión del trabajo y también en su capacidad de transmitir una visión de optimismo a sus seguidores. Un presidente de la república está obligado tener las habilidades técnicas y humanas que ese puesto requiere, y de no contar con ellas, debe integrar un equipo formado por personas que las tengan, valorarlas y aprender a trabajar en equipo.

Mi mayor ilusión y deseo es que a nuestro presidente le vaya bien, coincido 100% con su diagnóstico de la situación que vive México, sin embargo, como profesional de la consultoría y el desarrollo humano, no puedo dejar de observar ciertas conductas que considero totalmente equivocadas de su forma de liderar, aquí las más relevantes.

Independencia Emocional

Una característica importante de un buen líder es su Independencia Emocional, los líderes requieren la capacidad de evaluar una situación y, después de haber tomado en cuenta todos los factores, decidir, aunque la decisión que tomen sea impopular. Cuando un líder toma decisiones “a mano alzada” o basándose en la voluntad de los que dirige manda una doble señal muy peligrosa, por una parte, le está trasladando a los dirigidos la responsabilidad de lo decidido; pero más grave todavía, está evadiendo una responsabilidad que sólo a él le corresponde, la de evaluar y decidir, con base en su capacidad y acceso a información privilegiada, la mejor alternativa.

Delegar es confiar

Nuestro presidente ha formado un equipo de trabajo considerando dos aspectos muy importantes: La Capacidad y la Lealtad. Un líder requiere a su lado a las personas idóneas para desarrollar una función específica, pero cuando el líder asigna a alguien una función debe confiar en que la persona es lo suficientemente capaz para desarrollar su labor. Desafortunadamente en el caso de nuestro presidente ha ocurrido que las decisiones, opiniones y sentimientos de los miembros de su gabinete han sido desmentidas, corregidas o ignoradas por el jefe del ejecutivo; esto revela dos posibles problemas: O bien las personas fueron seleccionadas más por su lealtad que por su competencia y por lo tanto es necesario estarles “corrigiendo la plana” ya que son de sabida incompetencia, o bien el líder es incapaz de confiar en ellos y entonces estaríamos ante un caso de un líder incompetente que simplemente “no deja hacer”. Cual-quiera de los dos escenarios anteriores habla mal de nuestro presidente, el primero lo ubica como un líder sin el talento de elegir a los perfiles adecuados para un puesto dado, el segundo lo ubica como alguien incapaz de confiar en sus colaboradores. Desafortunadamente, la evaluación de las habilidades de liderazgo de nuestro presidente hasta el momento no es muy alentadora.

Leer más Sin comentarios

Discriminación Generacional

Las brechas generacionales siempre han existido. Es inherente al ser humano rechazar lo diferente y, en un mundo modificado por cada generación, lo lógico es que la nostalgia por el pasado nos invite a rechazar lo moderno haciendo vigente, para cada generación, lo que el político, militar y escritor español Jorge Manrique (1440-1479) escribiera: “Cualquier tiempo pasado fue mejor”.

Las generaciones y sus nombres, una generalización excesiva

A lo largo de la historia de la humanidad, las generaciones han enfrentado situaciones en las que se han visto retados a sobrevivir, crecer y desarrollarse. Personas que nacieron en un ambiente de guerra y penurias serán marcadas, en general, por ciertos rasgos como la observancia de las reglas o la valoración de la libertad. Pero esto no es determinante, también es razonable pensar que, bajo las mismas circunstancias, una crisis económica, por ejemplo, diferentes personas tendrán diferentes suertes y destinos. Se ha dado por asignarle nombres a las generaciones. Si usted ha nacido entre tal fecha y tal fecha es generación tal, y si es nacido entre aquel año y este otro, usted es generación fulana. El problema con esta generalización es que se parte de varios errores y que esta etiquetación sirve luego para justificar otros, los más graves, los asociados a la discriminación.

Bajo esta norma absurda de membretes, todas las personas que nacieron entre 1980 y el año 2000 son llamados millennials y comparten estas fortalezas: son flexibles, ecológicos, les gusta trabajar en equipo, conviven con la tecnología y tienen un gran enfoque a resultados. Por otra parte, muestran estas debilidades: pueden ser impacientes, faltos de lealtad y deseosos de cambiar de empleo con frecuencia. Hay varios problemas que se derivan de esta generalización, los años en los que nace una persona son casi irrelevantes si consideramos otros factores asociados al entorno de su nacimiento, como pueden ser: el nivel de educación, ya que no es lo mismo ser un joven con estudios universitarios que ser un joven obrero con primaria inconclusa; el acceso a la tecnología, ya que no es lo mismo ser millennial en Tijuana que en San Quintín.

Pero lo peor viene cuando la generalización se toma como inequívoca y bajo su sombra se toman decisiones como no contratar a un millennial porque “seguramente no va a durar en el trabajo”, o no contratar a una persona nacida antes de los 80´s porque “no va a saber usar las nuevas tecnologías”.  Deberíamos considerar que, más allá del año en que se nace, hay muchos factores que determinan las capacidades de una persona. En lugar de dividir a la fuerza laboral según sus edades y adjudicar virtudes y defectos a diestra y siniestra, deberíamos valorar las diferencias de los entornos en los que se nace y lo que éstos contribuyen a la formación de la personalidad. Pensar, por ejemplo, que una persona puede ser más responsable si desde pequeña enfrentó grandes retos, parece mucho más sensato que considerar su fecha de nacimiento.

Si en lugar de dividir a las personas por los años en que nacieron, valoráramos las diferentes formas de resolver las adversidades y de ver la vida, tendríamos ambientes más colaborativos y todos saldríamos ganando. FRASE DESTACADA: Esta etiquetación sirve luego para justificar otros errores como la discriminación.

Leer más Sin comentarios

Las aportaciones del circo a la política

Si quieres reunir gente, haz un pleito. P.T. Barnum

P.T. Barnum fue un empresario del espectáculo nacido en 1810 que pasó a la fama por ser el creador de museos de lo raro y, sobre todo, por haberle dado al circo su dimensión más grande como un negocio capaz de reunir a miles de personas en una sola función. Barnum pasó a la historia como un pionero en el desarrollo de estrategias de comercialización y publicidad cuyas aportaciones son usadas hasta nuestros días. En época de campañas electorales, bien vale la pena analizar algunas acciones de los políticos modernos que parecieran ser calcas de las ideas y principios de trabajo del hombre que se autonombró el creador del “espectáculo más grande del mundo”.

“Nadie nunca ha perdido un dólar apostando al mal gusto de la gente”

Uno pudiera pensar que es un error incorporar a la política a personas con nula preparación académica o que muestran experiencia nula en política (o las dos cosas), ya que la lógica nos dice que no sabrán hacer un buen papel, pero la política nos revela que, según este principio de Barnum, si usted es capaz de llamar la atención por cualquier cosa, puede ser electo para una posición en la política. Si Saúl “Canelo” Álvarez quisiera ser gobernador de Jalisco, lo sería. Para ganar una elección sólo hace falta llamar la atención de la gente, la preparación no importa.

La “verdad alternativa” al servicio de un “fin noble”

Barnum fue famoso por llenar su casa con portadas de revista en las que aparecía como la figura del año, aunque estas portadas eran falsas y mandadas hacer por él, sólo para impresionar a sus visitantes. Las promesas realizadas por Barnum para llenar sus espectáculos se cuentan por cientos: “Un hombre capaz de volar en el escenario”, “todos los animales del arca de Noé en el escenario”. Barnum descubrió que las personas tenemos una necesidad de creer que veremos algo extraordinario y que muy rara vez emprenderemos una acción legal contra alguien que nos dijo lo que queríamos escuchar, aunque esto sea falso. Este principio de trabajo llevó a Barnum a ser más conocido e influyente que los presidentes de su país y ser tan acaudalado como J.P. Morgan o John D. Rockefeller, los empresarios más importantes de su época. El uso de este principio en la política de nuestros días es evidente, se ofrecen en campaña cifras increíbles de crecimiento económico y sistemáticamente se prometen logros inmensos, aunque en el fondo todos sabemos que no se cumplirán, en muchos casos nos damos por “bien servidos” si vemos que se hizo el intento por trabajar en las pro-mesas. Los políticos, como Barnum, saben que prometer es necesario para ganar y que cumplir no es necesario para tener un público satisfecho.

Únete a tus enemigos

Barnum descubrió temprano en los negocios que una de las formas más rentables de hacer negocios era aliarse a sus enemigos. Sus alianzas más exitosas resultaron ser aquellas en las que el público identificaba más animadversión entre los futuros aliados. Era común que Barnum y sus competidores hicieran públicas sus rencillas e incluso invirtieran publicidad en desacreditar a sus oponentes, sólo para “calentar una plaza” y lograr que las personas invirtieran su dinero en asistir a los espectáculos de los dos “competidores” que estaban en la ciudad y que “se odiaban a muerte”. Al final de las giras, Barnum y sus enemigos terminaban uniendo fuerzas y formando una sola empresa del espectáculo. En política, azules y rojos han aprendido muy bien esta lección.

FRASE DESTACADA: Para ganar una elección sólo hace falta llamar la atención de la gente, la preparación no importa

Leer más Sin comentarios

Trump y López, en esto son iguales

Un análisis objetivo a las estrategias de comunicación de los presidentes de Estados Unidos y México nos deja ver ciertas similitudes, y nos lleva a reflexionar sobre la verdadera naturaleza de sus intenciones y posturas.

Mentir para ganar

Cuando iniciaron las campañas electorales en Estados Unidos, el candidato Trump afirmó que construiría un muro porque los mexicanos eran “violadores y ladrones”. En redes sociales pudo constatar, inmediatamente, que esta postura le hizo ganar las preferencias de dos colegios electorales que eran determinantes para que él ganara las elecciones. Se ha mantenido en esta postura; también prometió que sería recordado como el presidente de los empleos. En sus primeros dos años de gobierno ha generado 22,000 empleos menos que los que generó Obama en sus últimos dos años. AMLO declaró que la construcción del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México era inviable y, a pesar de que agencias de expertos tanto del campo financiero como del aeronáutico le han tratado de hacer ver que detener la obra es un error, se ha mantenido en su postura. En ambos casos, estos mandatarios han podido validar que sus posturas, a pesar de estar basadas en errores, son sumamente populares.

Dividir a los públicos

La postura de “ellos contra nosotros” ha sido usada hasta el cansancio por ambos presidentes: en el caso de Trump, lo otros son “los demócratas” o “los medios”; en el caso de López, “la mafia del poder” o “los conservadores”. Mantener una estrategia de comunicación en la cual el líder se victimiza y se hace parte de los menos favorecidos (que en ambos casos resultan ser la mayoría de los votantes) es muy rentable políticamente, porque lo hace inmune a los ataques, ser parte de la base de que “si los otros son los malos, todo lo que digan de mí, está desacreditado”. El presidente de México se escuda fácilmente en la postura de que “los que me atacan son los que están perdiendo privilegios”.

No importa equivocarse

Para los norteamericanos, la presidencia de Trump no ha podido cumplir sus promesas de campaña. A dos años de su arranque no ha podido generar los empleos que pro-metió ni la reducción de impuestos a las familias; tampoco ha generado reformas migratorias ni ha logrado que México o el congreso le paguen la construcción del muro que dividirá la frontera con México. En el caso de AMLO, la sus-pensión de la construcción del NAICM traerá pérdidas por 200,000,000,000 (doscientos mil millones) de pesos, una cantidad importante, si consideramos que es 4 veces el presupuesto de egresos del estado de Baja California para 2019. Recientemente AMLO solicitó a la monarquía española que pidiera perdón por las vejaciones realizadas en el proceso de la conquista. Historiadores varios hicieron ver la desproporción de esta propuesta, ya que, para empezar, los aztecas fueron conquistados por medio de la alianza de los tlaxcaltecas con los españoles, por otra parte, la monarquía española actual no desciende de la que conquistó Tenochtitlán y una serie de datos adicionales que hacen ver como innecesaria y fuera de contexto la propuesta de nuestro presidente.

La popularidad de Trump ya bajó, ¿cuándo comenzará a bajar la de AMLO?

FRASE DESTACADA: Hay una gran diferencia entre tratar a los hombres con igualdad y pretender hacerlos iguales; mientras lo primero es la condición de una sociedad libre, lo segundo implica una nueva forma de servidumbre. Friedrich Hayek

PIE DE FOTO: El presidente de México se escuda fácilmente en la postura de que “los que me atacan son los que están perdiendo privilegios”.

Leer más Sin comentarios

Populismo, versión de Obama y Peña Por: Manuel Chavarín

#Asesoría / La diferencia entre “populista” y “populist” puede crear confusiones semánticas interesantes

EN UN VIAJE reciente de Peña Nieto a Canadá surgió un polémico viral en el que se presentaba a Obama “corrigiendo”a nuestro presidente. En dicho video, EPN criticaba a los “populistas” diciendo que no le hacen bien a ningún gobierno, mientras el presidente Obama se declara él mismo como populista.

No soy defensor de EPN, confieso que no voté por él. Me parece que la corrupción de su familia y de su equipo cercano de colaboradores ha sido escandalosa. A pesar de lo anterior, considero que en ese video hubo una manipulación malintencionada de la informa-

ción. Hace unos días me tomé el tiempo para revisar el video y descubrí cosas interesantes.

Obama y Peña Nieto hablaban de Trump

Revisando la conferencia de prensa completa, se puede observar que ambos presidentes estaban contestando a una misma pregunta: ¿Qué opina de la postura de Donald Trump sobre la relación México-Estados Unidos?. En el citado video se omite este dato, como también se omite el hecho de que en su respuesta el presidente Obama dijo “Estoy de acuerdo con Enrique”.

En su respuesta, Peña compara a Trump con Hitler y con Mussolini diciendo que dichos personajes fueron populistas. Tenía razón. En español, “populismo” significa, según el diccionario de Real Academia de la Lengua Española “Tendencia política que pretende atraerse a las clases populares” y el mismo diccionario aclara que su uso en español es despectivo.

Populismo no es lo mismo que “Populism”

Según el diccionario en inglés vocabulary.com, “populism” significa “La doctrina política que apoya los derechos y el poder de las clases populares en su lucha contra los privilegiados”. En inglés, cuando a alguien le dicen que es populista prácticamente lo están elogiando, en

español no. Por eso es que el presidente Obama se autonombró “populista”.

El deseo de que a Peña le vaya mal

Cuando digo que en ese video presenciamos un error de todos los mexicanos, lo hago porque a pesar de que no estoy de acuerdo con la forma de gobernar de Peña Nieto, no comparto varios de los supuestos en que se basan sus detractores.

Supuesto 1: Es bueno burlarse de Peña Nieto

Nos guste o no, nuestro presidente es Enrique Peña Nieto. No sirve de nada burlarse de él, no es bueno que le vaya mal, no es bueno

que creamos que es tonto o que es incompetente. En todo caso, una posición más constructiva sería manifestarse de una forma organizada y comprometida para que dé mejores resultados, para que tenga un gobierno más transparente o para que regrese lo que ha robado, pero burlarse de él solo nos hace perder el tiempo y la dignidad porque en términos prácticos si le va mal a él, nos va peor a todos.

Supuesto 2: El presidente es el culpable de todo

Muchas personas que promueven la denostación de los políticos lo hacen como un acto de deslinde de responsabilidades. Es cómodo, si los políticos corruptos son lo malos de la película, acabemos con ellos y nuestra historia tendrá un final feliz. Nosotros los buenos y ellos los malos.

Desafortunadamente en esa película también salimos nosotros, y es triste ver que el papel que jugamos es el del niño cobarde que injuria a la autoridad desde la protección del anonimato. Si de verdad queremos cambiar las cosas, debemos ir a votar, exigir resultados y manifestar de forma organizada nuestra inconformidad. Los políticos no son los responsables de todo lo malo, también somos nosotros. Nuestra apatía, nuestra falta de compromiso y nuestra ignorancia es el ambiente idóneo para que surja la corrupción que tanto molesta.

Comentarios a: manuel@chavarinvelazco.com

Leer más Sin comentarios