Agitación de bandoleros Por: Eugenio Gene Carrasco

POLICIAS-MUNICIPALES

LOS HECHOS SANGRIENTOS que se suceden día con día ponen de manifiesto la crisis institucional que vive Baja California. El Estado baja california no ha sido desafiado por bandas criminales a las que no ha sido posible someter por los métodos policiales.

Para comprender de mejor forma lo que sucede, vale la pena detenerse a reflexionar en las causas que producen esta escalada, y entonces encontraremos caminos para plantear soluciones. Aunque los grupos delictivos han existido siempre en Baja California, nunca como ahora han tenido la capacidad de operación, por los recursos económicos de los que dispone, como por la corrupción que ha generado para proteger sus acciones.

Las causas más visibles de la fuerza de los grupos criminales se pueden explicar en:

1.- El crecimiento del consumo de drogas en Estados Unidos que genera flujos de efectivo enormes.

2.- El crecimiento del consumo en México que produce luchas por el control de las redes de distribución de enervantes.

3.- El creciente entrenamiento militar que reciben los sicarios, en buena parte por desertores de las fuerzas armadas.

4.- El crecimiento en el tráfico de armas en la frontera con Estados Unidos.

5.- La corrupción que se ha infiltrado a la mayor parte de las policías federales, estatales y municipales.

6.- La indiferencia de las autoridades políticas ante el crecimiento de los hechos de enorme gravedad. Y el enorme descuido en los servicios de inteligencia.

 El resultado es devastador:

1.- Las policías en Baja California son ineficientes para combatir al crimen organizado.

2.- Las cárceles no funcionan como centros de readaptación, sino son centros de operación delictiva.

3.- La corrupción ha llegado a los cuerpos del Ministerio Público y los jueces.

4.- La acción del Gobierno del Estado ha sido titubeante y enfocada a percepciones más que a resultados estructurales.

Por eso cuando un gobierno extranjero dice que el gobierno de Baja California es incapaz de defender la integridad y la dignidad de los migrantes postrados en la línea internacional Tijuana/San Diego, tiene toda la razón; no porque sean migrantes, sino porque tampoco es capaz de defender la de los propios mexicanos.

 Para resolver los problemas hay que reconocer que existen y establecer su dimensión. Esto no es una guerra, sino una agitación de bandoleros que amenazan la vida civil, porque las instituciones de seguridad y justicia no funcionan.

Y… ¿Usted cómo la ve? Ahí se la dejamos.


 

00 Eugenio Gene Carrasco. Director

Eugenio Gene Carrasco

/Director 

Artículos

Contacto: genecarrasco2@gmail.com

 

Comments

comments

984x170 bee gees
Top